Profesora en apuros II: ¿Problemas de autoridad?

22 de abril de 2017



Hello! Sé que he estado un poco off estos días, la verdad es que podría volver a excusarme diciendo que estoy muy ocupada con las prácticas, pero sinceramente si no he publicado antes es porque cada vez veo menos actividad en este blog (respecto a los comentarios) y me siento como si le estuviera hablando a una pared. Así que me he desanimado un poco con eso en todos los blogs y esa es la razón por la que llevo un tiempo desaparecida.

Pero el viernes en cuanto sucedió una cosa en clase, lo primero (ok, tampoco fue lo primero, pero casi) que pensé fue en contarlo en el blog porque es lo que hago siempre que me ocurre algo, sea bueno o malo. Después de cinco años y medio en este blog, se ha convertido en costumbre 😊

Lo que ocurrió es que estábamos en clase de Francés con un grupo que es "famoso" en el centro por ser uno de los más problemáticos, así que ya os pongo en contexto. Teníamos que hacer una actividad en la que debían utilizar el futuro y a la profesora se le ocurrió llevar unos objetos típicos de una vidente como una bola de cristal para que los alumnos se metieran en el personaje. Pues dos alumnos que siempre han sido muy disruptivos y molestos y maleducados, se pusieron a jugar con el soporte de cristal de la bola. El soporte se cayó al suelo y, aunque no se rompió, pudo haberse roto por su culpa. Les dije que lo recogieran y uno de estos dos chicos se puso a la defensiva gritando que yo a él no le decía lo que tenía que hacer, que él no tenía por qué hacerme caso. Y ahí fue cuando la cosa se puso caliente. Mi cara y la de mi tutora fueron algo así:


Entonces mi tutora respondió que yo también era una profesora y me tenía que respetar. A lo que el subnormal ese (lo siento, necesito desahogarme jajajajaja) contestó que como yo todavía no soy profesora, que estoy en prácticas, no tenía que respetarme porque para él yo soy una igual. Me mira con cara de asco y añade "o inferior".

La profesora le obligó a pedirme disculpas, pero solo me dijo "sí, sí, disculpas" con el dedito así: 👍

Inmediatamente después me fui a un aula con otros dos alumnos para grabar con ellos el diálogo en futuro ese de la vidente. Así me despejé un rato y no volví a verle la cara al chico este hasta que se acabó la hora y entramos. Este alumno le pidió disculpas entonces a la profesora y ella le respondió que no era a ella a quien tenía que pedirle perdón, sino a mí. Y le dice que sí, que acababa de pedírmelas. Lo cual era mentira.

Lo que pasó es que vio que la profesora había apuntado lo que había ocurrido en el cuaderno de aula y le entró miedo porque sabe que lo van a expulsar por acumulación de partes. Y espero que así sea porque el lunes vuelvo a tener clase con ese mismo grupo. Y no quiero volver a verlo en lo que me queda de prácticas. 

Antes de esto estaba de acuerdo con que sacar fuera de clase a alguien o expulsarle del centro era demasiado porque lo veía desde la perspectiva de una alumna. Pero ahora lo comprendo. En estos casos no se trata de unos chicos a los que les gusta interrumpir para hablar con el de al lado o porque se distraen fácilmente y molestan, este es un caso de agresión verbal y si llego a estar yo sola, quien sabe si hasta física. Así que fuera, a su p*** casa.

¡Hasta la próxima corazones!

Profesora en apuros: Cómo tratar con alumnos problemáticos

2 de abril de 2017



¡Muy buenas! Esta es una entrada muy especial para mí porque, como saben, me estoy formando para ser profesora. La verdad es que había escuchado muchas cosas negativas sobre el centro al que iba a hacer las prácticas y el alumnado que me iba a encontrar en él. En parte yo ya tenía una ligera idea de cómo iba a ser porque yo misma fui alumna de ese colegio, aunque pisara ese centro por última vez en el 2002.

La mayoría de los alumnos son de clase baja-media y tienen problemas en casa: padres en la cárcel o con problemas de abuso de alcohol o drogas. Para ellos la violencia es el único método que conocen para solucionar sus problemas, sea violencia verbal o física. La intimidación es la mejor herramienta que tienen para "hacerse respetar" y no suelen tener una convivencia agradable con sus compañeros porque la mayoría se sienten amenazados por ellos.