Un cumpleaños pasado por agua

10 de agosto de 2015

¡Hola mis amores! Hoy es 10 de agosto y por tanto... ¡mi cumpleaños! Ya llevamos mucho tiempo juntos y desde entonces hemos celebrado mis 20, mis 21, mis 22 y ahora mis 23. La entrada que hice para festejar mis 20 la borré cuando hice ese renacimiento del blog en el que borré la mitad de entradas, mis 21 fueron muy especiales porque mis padres me regalaron un viaje a Mallorca para conocer a mi Katinilla bella, aquí tenéis el momento en el que os anunciaba que me iba y aquí tenéis algunas fotitos e información del viaje. Mis 22 fueron un poco sosos y no hice gran cosa, pero tuve tiempo para traeros una entrada sobre Santa Edith que me hizo mucha gracia. Y ahora mis 23.



Anoche estuve hablando con mi Jorge hasta que fueron las doce y fue el primero en felicitarme y dedicarme unas bonitas palabras, además, hacía días que no hablábamos tanto y me vino muy bien escuchar su voz. Le quiero tanto... :) Y luego volví a la cama y me desperté tarde sinceramente jajajaja. Estoy en casa de mi abuela ahora mismo a la que estoy cuidando porque está malita como os expliqué en esta entrada llamada Eloísa como ella (que por cierto, muchas gracias por los ánimos) y no he parado de recibir mensajes de mi familia y amigos para felicitarme. ¡GRACIAS!

Aquí está mi abuela materna, Eloísa, es una foto del 2013 y todavía estaba bien

Algo que me gusta mucho mucho de este día es que también es el cumpleaños de mi abuelo paterno, a quien quiero muchísimo y con quien tengo muy buenos recuerdos de mi niñez. El cumple este año 75 y está en plena forma como si tuviera treinta años menos jajajaja. 

Mi abuelo y yo el día de nuestro cumpleaños despidiéndonos en el aeropuerto cuando me iba a Mallorca

Y ahora, aunque no tenga muchas ganas, debo ponerme a estudiar en este día de verano que parece de invierno. El 10 de agosto es uno de los días más calurosos del año y parece ser uno de los más fríos hoy porque no ha parado de llover. El mundo está al revés jajajaja.

Os quiero muchísimo mis queridos locos entre cuerdos.