Extracto de mi novela Baile de lenguas

21 de diciembre de 2014


¡Muuuuy buenas locos entre cuerdos! Me complace decir que he aprobado mi examen y por tanto la asignatura completa (yupi, ahora solo me quedan 3). También fui a hablar con mi tutora del TFG y va bastante en serio, quiere que vaya en enero después de las vacaciones a verla y enseñarle lo que he avanzado en el trabajo. Por una parte me gusta que me presione porque quiero presentar el trabajo en junio si fuera posible, pero por otra, estoy un poco agobiada... 

En fin, he tenido un fin de semana un poco loco, con pelea en la comunidad de vecinos y todo, y lo he pasado en la cama con gripe y la regla. Vamos, super divertido. Además no he tenido coche toda esta semana... (desde el lunes) y ha sido todo un poco locura. Aunque la próxima semana compraremos uno nuevo, ya os enseñaré fotos. 



Y eso es todo más o menos, a natación no he seguido yendo desde el primer día porque no he tenido ni tiempo ni ganas y ahora ni coche... pero bueno cuando me recupere de la gripe voy porque no quiero dejar este deporte de lado, me gusta de verdad, es de los pocos que me gusta de verdad. Mañana tengo una exposición que no me he preparado y me tengo que levantar temprano, pero antes quiero dejaros con algo:

   Mi casa era un ático bastante grande que me gustaba mucho. Me había ido a vivir ahí con dieciocho años para estar más cerca de la academia donde entrenaba ocho horas cada día. Aunque yo siempre me quedaba un rato más o volvía a casa y seguía entrenando por mi cuenta. El baile era mi pasión y lo único que sabía hacer bien en la vida.

   Ahora trabajaba como soporte técnico en una empresa. El sueldo estaba bastante bien y me había permitido remodelar toda la casa, comprarme un coche más grande y actualizar mi fondo de armario. Pero seguía sintiendo que me faltaba algo y nada de lo que hiciera servía para llenar ese vacío. Y es que ya hacía un año que no bailaba, ni me acercaba a ver competiciones, ni escuchaba música. Vivía entre el trabajo y estas cuatro paredes, no existía mundo para mí fuera de esto. Ya no.

   Mi familia y mis amigos fueron una gran ayuda durante mucho tiempo, luego solo quedaron mis padres y tres amigas del instituto. Todos los demás se habían ido hacía tiempo. En parte les entiendo, hicieron todo lo que podían para sacarme de mi depresión y mi estado huraño, pero no consiguieron nada y acabaron cansándose. Demasiado rápido para mí gusto, deberían de haberlo intentado más, pero tampoco puedo quejarme, ellos tenían sus vidas y no las iban a parar por mí.

   Si os ha gustado lo único que tenéis que hacer es seguirme en este blog y esperar a los días 30 y 31 (que ya queda poquísimo) y leer todos los capítulos de esta nueva historia que se llama Baile de lenguas.

Nos vemos la semana que viene... o el año que viene... who knows... ;)
Hasta la próxima,
Edith.

2 comentarios:

  1. No puedo creer que no me había dado un paseo por acá antes *-* El blog está precioso, muchas felicidades por tus exámenes, por tus avances en natación y por el nuevo auto :D Me voy a dar una vuelta por el otro blog, pero primero quiero agradecerte por nominar mi blog Un jazmín en mi estantería a los premios de La isla de los blogs ♥ El solo hecho de estar ahí ya me emociona, así que quería agradecértelo por acá.
    Feliz 2015 ♥

    ResponderEliminar
  2. Espero que a la vuelta de vacaciones no estés tan tan estresadita :( y que tengas ya el coche. Me encanta el ford focus *.* y quiero que mi primer coche sea ese jajja! Suerte en exámenes y disfruta natación! Yo si pudiera iría, pero tendrá que ser para otra ocasión! A ver si me paso más por los blogs y no se me acumulan. Un besazooo guapisima :)

    ResponderEliminar

Puedes dejarme tu link siempre y cuando la entrada esté debidamente comentada, de lo contrario sería spam. Tu comentario no será publicado si contiene ofensas hacia mí o uno de mis seguidores.

😀😁😂😃😄😅😆😉😊😋😎😍😘😗😙😚🙂🤗🤔😐😑😶🙄😏😣😥😮🤐😯😴😪😫😌🤓😛😜😝🙁😒😓😔😕😖🙃😷🤒🤕🤑😲😞😟😤😢😭😦😧😨😩😬😰😱😳😵😡😠😈💩🙈🙉🙊💪✌🤘✊✋👏👄💋💘❤💓💔💕💖💗💙💚💛💜💝💞💟💌📚