Shine Bright like a Diamond

30 de octubre de 2013

¡Hola! Hoy estoy muy feliz, estoy en la biblioteca con una amiga porque el profesor ha faltado hoy a clase y nos hemos ido a estudiar (como niñas responsables, sí señor). Pero claro, con el ordenador delante es imposible resistirse a la tentación de entrar en Blogger y ¿cuál ha sido mi sorpresa?, o mejor dicho, ¿cuáles?

Pues la primera es que hemos llegado a los 100 seguidores gracias a la reseña que me hizo Shine en su blog y eso me pone muy feliz :3 Lo segundo también fue esa reseña porque la esperaba para más adelante. La tercera es que he trolleado a alguien en la biblioteca porque se ha dejado el gmail abierto y le he dejado un correo en borrador (me siento malvada, muahahahaha). Y lo último es que en Twitter un amigo le ha recomendado mi blog de relatos a otro amigo y me ha mencionado y yo me he quedado boquiabierta y muy contenta.

La verdad es que nunca pensé que llegaría este momento: el de tener un número de seguidores de 3 cifras, de tener seguidores en Twitter que se recomienden mis historias, que mi blog se reseñe en otros blogs, de tener varios comentarios pendientes de moderación en el correo y un grupo de amigas bloggeras tan variado. Se siente bien y el secreto para llegar hasta aquí es la perseverancia, parece que no, pero lo es. Ser constante y no abandonar es lo que me ha llevado hasta aquí, a pesar de tener altibajos en mi vida, no he vuelto a borrar otro blog desde hace mucho tiempo.

Otra cosa que no tiene relación con lo anterior pero me apetece comentar es que mi Tumblr va a seguir inactivo una temporada. Me he creado otro donde no soy Edith ni Tahis ni nadie... soy anónima y puedo publicar lo que me dé la gana. Porque el problema de que tus conocidos conozcan tus redes sociales y blogs es que las visitan casi a diario con el simple fin de cotillearlo todo y despotricar después. Me he encontrado con cosas muy desagradables que pensé que nunca ocurrirían, así que después de pedir perdón en una entrada de ese Tumblr reconociendo mi parte de culpa al seguirle la corriente a estas personas, he decidido dejarlo de lado un tiempo y crearme el anónimo que nombraba antes donde no critico a nadie ni lo uso para poder sacar los trapos sucios de alguien sin ser descubierta, sino, simplemente para poder expresarme con tranquilidad, sin sentir que estoy siendo analizada constantemente por estas personas.

Bueno, no tengo nada más que decir, hoy ha sido un día muy bonito y espero que el siguiente lo sea aún más. Yo me despido para seguir estudiando media hora más y me voy a casa. 

¡Un beso muy grande locos entre cuerdos!

Comentad en la entrada anterior :)